Láminas de Seguridad

LÁMINAS DE SEGURIDAD

La instalación de láminas de seguridad protege a personas y objetos de los fragmentos de cristal en caso de roturas, estallidos o accidentes leves contra los cristales.

Esto significa que el cristal, una vez instalado, puede mejorarse con posterioridad para cumplir con la normativa legal aplicable  (por ejemplo, en colegios y centros de atención al cliente, instalaciones deportivas y edificios públicos) con la implementación de unas láminas de seguridad que ayudan a mejorar su integridad y su estructura, haciéndolos más seguros y confiables, estando así protegidos contra cualquier accidente que pueda darse.

Las láminas de seguridad de LLumar aumentan de manera considerable la resistencia del cristal frente a roturas, actos vandálicos y ondas expansivas y permite clasificarlos en los tipos de cristal de seguridad laminado que se definen en la  EN 356, GSA  Nivel 2.

Aumento de la durabilidad del cristal.

Mantiene unidos los trozos de cristal rotos – mayor protección contra asaltos, lo que hace que el cristal sea más confiable como una barrera ante accidentes y otros sucesos que puedan impactar contra él, como objetos lanzados, ondas expansivas o golpes fortuitos que, de otra manera, podrían poner en peligro a los que están en cualquiera de los dos lados de dicho cristal. Las láminas de seguridad ayudan a mantener la integridad del mismo para retener los fragmentos y que no se dispersen a gran velocidad provocando un efecto metralla o simplemente pudiendo ser un elemento peligroso en caso de estar dispersos por el suelo o sobre el mobiliario.

Son también ideales para casas y guarderías, colegios e institutos ya que protege a los niños de los fragmentos y cristales rotos en caso de accidentes, golpes, objetos proyectados contra éstos y también como medida de seguridad anti intrusión, al crear una película protectora que aumenta la dificultad en caso de entrada o salida. Así, se está seguro de que en caso de un accidente, de que algún niño arroje algo contra el cristal, éste no vaya a suponer una fuente de peligro para él ni sus compañeros.