tintado de lunas

Es habitual pensar que las láminas de protección solar y ultravioleta de los vehículos son para el verano, que los mayores beneficios devienen de ese momento en que el vehículo pasa horas al sol que, en una zona como la Costa del Sol, martillea fuerte, y no solo al mediodía. De hecho, cuando un vehículo pasa mucho tiempo aparcado, bajo el sol, todo el interior se resiente y resulta hasta nocivo puesto que puede hacer que se desprendan partes químicas de los elementos del vehículo, por no hablar de su conservación, del efecto sobre las tapicerías, del momento de poner la mano sobre el volante ardiente… Pero eso es el verano.

¿Y en invierno? ¿Para qué me sirve unas láminas tintadas o de protección solar en invierno?

En realidad para más de lo que parece.

En primer lugar, hay que tener en cuenta de que si el coche sigue estando aparcado en la intemperie las lunas, por poco sol que haya, produce un efecto lupa y continua con el trabajo de degradación del interior, lo cual con unas láminas bien elegidas también ayuda a retrasarla y proteger el propio interior del vehículo de esos rayos solar.

Además, aunque vayamos a poner la calefacción en este periodo, habrá una pérdida menor de esa climatización ya que se produce un pequeño efecto invernadero, que es el que en verano nos beneficia al no necesitar poner el aire acondicionado al máximo para estar frescos. Con un mínimo de calefacción (y también dependiendo de la zona, no va a ser lo mismo a pie de playa que en la montaña, como es lógico), se podrá tener el coche preparado y con un mínimo de pérdida del calor, mejorando su eficiencia y teniendo en cuenta que eso hará que ahorremos combustible al producir esa calefacción.

Entre otras cosas eso se produce porque se evita que el calor se escape por el cristal y ayuda a mejorar el factor homeotermo del vehículo. Vamos, que todos estarán calentitos y a gusto sin verse sofocados. Además, al mejorar la eficiencia se evitará la pesada somnolencia de un ambiente cargado ya que se regulará mucho mejor la temperatura.

Por supuesto esto tiene que ver a su vez con el ahorro energético del vehículo al necesitar menos combustible y recursos lo cual ayudará a prolongar su vida útil.

Y todo esto con unas láminas de protección en tu vehículo.

¿Es para pensárselo, no?