láminas de seguridad

Por qué instalar láminas de seguridad.

Para instalar láminas de seguridad no tienes que ser un banco, una sucursal o un despacho de apuestas. A veces es suficiente con tener un local a pie de calle, una oficina con muchas ventanas al exterior a distintas alturas, estar en una vía muy frecuentada o ser algo tan simple como una academia o un colegio.

Estas láminas de seguridad representan todo un avance a la hora de proteger tanto el interior como el exterior ya que permiten asegurar mucho más ante cualquier tipo de acontecimiento imprevisto.

Para empezar podemos hablar de un aumento de la durabilidad del cristal o escaparate ya que protege la superficie de la erosión, la contaminación y posibles elementos que pudieran afectarlo rayándolo o haciéndole un piquete accidental. Lo cual en locales a pie de calle, frente al mar o en su cercanía, carreteras o zonas en obra representa un añadido en seguridad de lo más deseable además de garantizar que el cristal aguantará mucho más tiempo. Por no hablar de la estética: un local como un restaurante o un bar de copas, que suelen tener ventanales, siempre visten mejor si esos cristales están en perfectas condiciones.

Por no hablar de la seguridad: este tipo de láminas, ante cualquier incidente que ataque al cristal es capaz de mantener unido el cristal fragmentado, ya sea por un impacto directo (accidental o no), una onda expansiva, o cualquier otra circunstancia que puedan preservar la integridad de la gente del interior. Esto es ideal para intentos de entrar en el edificio, actos vandálicos, asaltos o accidentes, y mucho más cuando no se trata ya de una casa particular o un negocio sino de algo tan delicado como una guardería o un centro escolar.

Contar con esa seguridad extra siempre representa un añadido y una inversión, a la larga, en tranquilidad para las personas que es, en definitiva, lo que queremos cuando instalamos una lámina de seguridad en cristales.